miércoles, 17 de mayo de 2017

caminos

Hay un lugar, un sitio, donde la acera acaba,
donde la calle aún no ha comenzado;

allí la hierba crece blanca y blanda
y allí el sol carmesí brilla y calienta
y allí la luna alada reposa de su vuelo
y se baña en la brisa mentolada.


Larguémonos de aquí, donde el humo es tan negro
y las lúgubres calles nos constriñen.
Lejos de las canteras de las flores de asfalto
con pasos calculados y sin prisa,
que nos guíen las flechas de tiza blanca al sitio
donde la acera acaba.

Sí; sin prisa y con pasos calculados,
por el camino blanco de las flechas de tiza
que pintaron los niños, porque los niños saben
bien cuál es el lugar donde la acera acaba.


(Shel Silverstein.Where the Sidewalk Ends)

..es lo que le falta a todo lo demás..
FOTO: Jardín del Príncipe. Aranjuez

No hay comentarios: