martes, 21 de marzo de 2017

..sabor a ella ...

" Le confesó que no tenía un instante sin pensar en ella, que cuanto comía y bebía tenía el sabor de ella, que la vida era ella a toda hora y en todas partes, como sólo Dios tenía el derecho y el poder de serlo, y que el gozo supremo de su corazón sería morirse con ella. Siguió hablándole sin mirarla, con la misma fluidez y el calor con que recitaba, hasta que tuvo la impresión de que Sierva María se había dormido. Pero estaba despierta, fijos en él sus ojos de cierva azorada. Apenas se atrevió a preguntar:

«¿Y ahora? »

«Ahora nada», dijo él. «Me basta con que lo sepas».
(del amor y otros demonios. Gabriel García Marquez)

..es lo que le falta a todo lo demás...

No hay comentarios: