martes, 27 de diciembre de 2016

..querer pero no poder ...



" ... le miraba por el rabillo del ojo y se arrepentía de su decisión: quería besarle, quería tocarle, quería abrirse toda ella para él como una anémona, quería entregarse, quería que la llenara y la poseyera, quería confundirse con él y ser un sólo cuerpo y un sólo corazón, porque el corazón también era carne, era músculo, el músculo más poderoso del organismo, una pelota de fibras palpitantes del tamaño de un puño, doscientos sesenta gramos de carne y de amor en la mujer, trescientos gramos en el hombre.



- Qué mierda- exclamó en voz alta.
- ¿ Qué? - dijo él.
- Nada. Pensaba en el trabajo. Perdona.- disimuló"
(La Carne. Rosa Montero)

..es lo que le falta a todo lo demás...
FOTO: Vívero Jardín del Príncipe y 
Pajarera