domingo, 28 de octubre de 2012

Otoños ........

"Aranjuez en otoño tiene un encanto que no tiene (o que tiene de otro modo) en los días claros y espléndidos de primavera. las largas avenidas desiertas muestran su fronda amarillenta,áurea. Caen lentamente las hojas, un tapiz muelle cubre el suelo; entre los claros del ramaje se columbra el pasar de las nubes. En los días opacos el amarillo del follaje concierta -melancólicamente- con el color plomizo, ceniciento, del cielo. Y si el viento a intervalos, mueve las ramas de los árboles y lleva las hojas de un lado para otro, la sensación del otoño - tristeza, anhelo infinito es completa en estos parajes".
 - Azorín -


 "Aranjuez invita a la contemplación y dicen, los que saben de estas cosas, que no es difícil levitar si hace buen tiempo. Cuando en primavera huele a rosas y a tierra mojada, toda la sensualidad mediterránea se estremece en la sangre de aquellos que transitan por sus calles y plazas. Pero es en otoño cuando Aranjuez se torna en melodía barroca del color. Y es ahora, más que nunca, cuando vale la pena pasear por Aranjuez". - Cecilio Fernández Bustos -(http://cecibustos.wordpress.com/2012/10/17/otono-en-aranjuez-luz-sobre-las-aguas/

"En estos días asistimos a un leve cambio de color en las hojas que tendrá su cenit más adelante.Por ahora algunas especies se adelantan introduciendo tonos anaranjados en el verde predominante.Puede decirse que este proceso es una mutación pero también puede verse como una disputa por hacerse con el espacio finito alumbrado por el sol". - Daniel Ruiz-(http://focusaranjuez.blogspot.com.es/2011/09/la-refriega-de-los-colores-en.html)
ULTREIA ET SUSEIA

3 comentarios:

cecibustos dijo...

Caminante:
Me alegra volver a verte por el éter. Sí, se trata de una hermosa alegría. Supongo que, cansado ya de caminar, vuelves a los atardeceres del camino y quieres conversar con los amigos. —«¿Ves aquel plátano tan alto?», le dice Fedro a Sócrates oyendo fluir las aguas del Iliso a cuyas orillas se encuentran. «Allí hay sombra, y un vientecillo suave, y hierba para sentarnos». Es Emilio Lledó quien recrea este pasaje del “Fedro” en el prólogo de su “El origen del diálogo y la ética”. Sin obviar que entre en tus planes compartir una cerveza conmigo, querido caminante, me es muy grato dialogar contigo sobre la hierba de Internet.
Un fuerte abrazo,
Cecilio

Caminantes en Aranjuez dijo...

jajaja... compartir en grato diálogo contigo una cerveza donde sea, no es ya interesante, sino muy enriquecedor y recomendable .... intentaremos seguir caminando por estos caminos ...un abrazo ...

Desvanecerse dijo...

Cualquiera que camine la melodía del otoño en los jardines, podrá llenar su ahelo infinito con su turba de colores.

Saludos