lunes, 25 de abril de 2011

Carlota Joaquina de Borbón.


Un 25 de abril de 1775, hace hoy 236 años, nacía en el Palacio de Aranjuez , Carlota Joaquina de Borbón y Parma, Infanta de España, hija primogénita de los reyes de España Carlos IV y María-Luisa de Parma, entonces Príncipes de Asturias. Con apenas 10 años de edad, la Infanta Carlota Joaquina  fue casada el 8 de mayo de 1785 con el infante portugués D. Juan.

Cuenta un historiador portugués Octavio Tarquinio de Sousa  que " era una mujer horrenda, huesuda, con una espalda desnivelada, de mirada hundida, de boca de rictus cruel y desdeñosa, con un cutis áspero y afeado por las cicatrices de la varicela y una prominente nariz rojiza. Pequeña como una enana y patizamba, la describe como un alma ardiente, ambiciosa, inquieta, llena de pasiones, exenta de escrúpulos y con impulsos sexuales desbordantes". 
De tal guisa es su descripción que no hay duda que no debía de ser muy querida por esos reinos. Fue tan querida entre sus súbditos, que llegaron a concederle el apodo de "La Arpía de Queluz"; lo de arpía lo dice todo, en cuanto a lo de "Queluz", es alusivo al palacio versallesco en el cual residía, el Palacio Real de Queluz. Lo cierto es que tuvo una vida muy azarosa. Ejerció una intensa actividad política, promoviendo varias conspiraciones para derrocar a su marido al que presuntamente envenenó causándole la muerte en 1826.

Hay que destacar que las  ansias de poder de esta mujer no se suscribieron solo a Portugal. Entre 1808 y 1812, Carlota Joaquina pretendió reemplazar a su hermano Fernando VII como regente de España en tanto durara la prisión de este y la usurpación del trono español por parte de José Bonaparte. Alegaba Carlota ser la única integrante de la familia de Carlos IV que no estaba apresada por los franceses.
Carlota Joaquina de Borbón  Infanta de España, Princesa de Beira, Reina de Portugal,  falleció en el Palacio de Queluz, donde había sido recluida por vida, el 7 de enero de 1830.
ULTREIA ET SUSEIA



domingo, 24 de abril de 2011

En la Casa del Labrador: recuerdo de los " años triunfales"

Durante la paz de 
Francisco Franco Caudillo de España
se restauró totalmente esta Casa del
Labrador con sus fachadas y  cubiertas
Las obras ejecutadas por  el 
Patrimonio nacional según idea del
jefe del estado duraron tres años
MCMLXIV - MCMLXVII


Así reza la inscripción que hoy apenas se puede visualizar en uno de los pilares de la entrada de la Casa del Labrador.
Aunque en la citada inscripción se indican que esa obras duraron tres años, la mayoría de las fuentes consultadas datan las obras entre los años 1964 y 1968. Pero estas obras de adecuación, recuperación en la "casita" del labrador no fueron las únicas.

La Casa del Labrador o "Casino" fue proyectada por Juan de Villanueva  entre 1792 y 1793 a solicitud de Carlos IV a partir de una casa de labranza usada como apeadero durante las partidas de caza. Se construyó bajo la dirección de  Antonio López  la primera fase, el exterior, entre los años 1794 y 1795, para finalizar con los acabados interiores en el año 1798. El arquitecto que la finalizó fue Isidoro González Velázquez , concluyéndose las obras en 1803 como reza en el escudo de la fachada. Originalmente era un edificio de planta rectangular y una aspecto exterior sencillo y rústico al que se le añadieron las dos alas que conforman el patio y un revestimiento ornamental muy elaborado en sus fachadas. El edificio tuvo siempre problemas. Unas veces sobrevenidos por circunstancias externas y la mayoría por problemas estructurales. Así en 1824, tras la Guerra de la Independencia fue objeto de una laboriosa restauración. El Duque de Hijar, deja constancia del estado de la Casita en una visita que realiza a nuestra ciudad en 1816 : " la Casa del Labrador, la quál y sus hermosos jardines estan en aceptable estado y mucho mejor de lo que pudiese esperarse después de los robos y abandonos a los que han sido entregados"

En 1903 se realizan obras de recalce de la cimentación; entre 1964 y 1968 se realizan obras que conllevan la sustitución de las armaduras originales de la cubierta por armazones metálicos y en la decoración exterior sustituyendo los plafones de estuco de la fachada por piedra chapada,según proyecto del arquitecto Ramón Andrada. la última restauración se produjo entre los años 1998 y 2008 recuperando principalmente los espacios interiores y su decoración original.


ULTREIA ET SUSEIA


Guia de Aranjuez .El paisaje construido. José Luis García Grinda. Madrid 2008