martes, 30 de noviembre de 2010

Luis Royo Villanova y el Aranjuez de 1896


Luis Royo Villanova nace en Zaragoza el 24 de diciembre de 1866 y fallece en Madrid el 1 de febrero de 1900. Estudió derecho en su ciudad natal, aunque comenzó a orientar su vida hacia el periodismo y la escritura.Así a los veinte años publicó su primer libro de poesia "Manchas de Tinta". Además de editar diversas revistas, en 1891 se ocupó el cargo de redactor jefe de la revista ilustrada " Blanco y Negro" fundada por Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio.La publicación presentaba la novedad de las ilustraciones y gozó de gran prestigio por sus artículos y colaboraciones literaria. Nace como revista independiente y se editó de forma continuada hasta 1939. Volvió a reeditarse en 1957. En 1988 se convierte en revista semanal que se vende junto con el ABC, del que, desde 2002 es el suplemento cultural semanal.
En el número 265 de 30 de mayo de 1896, Royo Villanova ,dentro de la serie VIAJES DE "BLANCO Y NEGRO", publicaba una extensa crónica de su visita a Aranjuez.
" (...). Conducian mis filosóficas consideraciones á punto tan sencillo y natural como era deducir de ellas mi primer elogio para la hermosa villa de Aranjuez, toda vez que la idea que de este Real Sitio tenía antes de visitarle era más artística quizás, pero más pequeña é insignificante que la traída por nosotros de allá juntamente con aquellos mazos de "Pericos" (esparragos), con aquellas "Excusas" (excusabaraja: cesta de mimbre con tapa de igual material) de aromática fresa y cestillas de fresón que nos hicieron exclamar, mientras nos colocábamos en la redecilla estos regalos que nos hicieron nuestros anfitriones: " Digamos, en loor de ustedes, que para este viaje necesitabamos alforjas".
Aranjuez significa para quien no lo ha visto, un hermoso palacio donde los Austrias almacenaron sus relojes y los Borbones sus muebles rococos; á la sombra del palacio ha crecido un pueblo como crecen las setas sobre las raíces del olmo secular, y mientras ese pueblo tiene para su lucro y fama de su tierra algunas hectáreas plantadas de espárragos y otras tantas que esmaltan las fresas como menudas gotas de una lluvia de sangre, aquel palacio tiene para su recreo dos jardines cortados á punta de tijera, donde de trecho en trecho mitológicos figurones arrojan por la boca en sendas tazas otras tantas sangrías del Tajo .........."

ULTREIA ET SUSEIA

textos e imagen palacio:http://hemeroteca.abc.es/

domingo, 28 de noviembre de 2010

El valioso tiempo de los maduros (MARIO DE ANDRADE)


"Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora .....”
 Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros..
Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo. Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos, si acaso. Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa....
Sin muchas golosinas en el paquete,quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.Que sepa reír de sus errores.Que no se envanezca, con sus triunfos.Que no se considere elegida, antes de hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas…. Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí, tengo prisa, pero por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan… Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora me he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera, llegarás..."

Foto: http://www.youtube.com/watch?v=V4hpDrtaB2U&feature=player_embedded

"Para que escribe uno
si no es para juntar sus pedazos"
(E. Galdeano)

domingo, 14 de noviembre de 2010

la Condesa de Gasparín y el Aranjuez de 1869

Valeríe Boissier, Condesa de Gasparín ( 1813-1894) nació en Ginebra y fue compañera sentimental del periodista Agenor de Gasparín. Visitó España en 1866, junto con un grupo de intelectuales recorriendo ciudades de la costa mediterránea y de la Meseta Castellana. Las impresiones de este viaje las plasmaría en su libro “ A travers les Espagnes: Catalogne,Valence,Alicante, Murcia et Castille” publicado en el año 1869. El periódico ABC recogía en su edición del domingo 2 de abril de 1972 este comentario sobre su libro : “ no se trata de un trabajo erudito como otros tantos libros de esta notable escritora, sino de una serie de impresiones agradables, pintadas con vivo y brillante colorido. Y aunque incurre en algunos errores de detalle, porqué en su rápido paseo por España vio mucho sin profundizar en nada, acierta, revelando un espíritu de observación muy notable, a describir con gracia y donaire la vida y costumbres de aquella época ….” .Así comentaba la Condesa de Gasparín su breve paseo por nuestra ciudad: Hácia las seis de la mañana, algunos árboles se redondean en medio de las brumas matutinas, y oímos gritar << Aranjuez>>;. Medio dormidos y medio despiertos, bajamos de los carruajes (del tren), y vemos delante de nosotros un palacio, macizo y pesado, que nos recuerda á Versalles. Pasamos la verja, siguiendo la galería que hizo construir Godoy, el Príncipe de la Paz, para pasar mas cómodamente de su alojamiento al palacio real. Nos abren, no sin dificultad (lo temprano de la hora choca con las costumbres nacionales), y un tapiz de césped, blanqueado por la escarcha, estiéndese ante nuestros pasos. Esta naturaleza del Norte, pálida, desnuda todavía, fría y desapacible, nos deja desabridos, y marchamos en silencio, hasta que interrumpe nuestros pasos una balaustrada. Un rio amarillerento corre á nuestros pies, llenando todo su cauce, y nosotros, en fila sobre su ribera, contemplando la lánguida y triste corriente, esclamamos medio dormidos << este es el Tajo>>. No es muy poético todo esto; pero lo cuento como pasó. Esta corriente cenagosa rodea y cierra el palacio. Doquiera que vayais, bajo los árboles que comienzan á cerner los rayos del dia, en los parterres en que algunos raquíticos jacintos levantan sus campañillas, siempre se escucha la voz grave del rio, siempre se tropieza con los pliegues de la colosal culebra. Parece que la corte de España no pueda, ni aun en el campo, librarse de la tristeza y la solemnidad. Hay también huertos de frutales; los capullos de los perales están á punto de abrirse, y nos hacen observar cuán precoz es la estación. Pero ¡ay! Aun tenemos ante los ojos la naturaleza ardiente de Cartagena; aun vemos columpiarse las palmeras y el ramage resplandeciente de los naranjos, la luz de aquel cielo, el deslumbramiento de aquel mar, las mantas rojas de los valencianos, los corpiños azules de las gitanas y el relámpago de los ojos negros, nos envuelven aun en una atmósfera encantada.Ya estamos bajo los álamos. Los troncos son magnificos, las ramas hermosas: no digo lo contrario. Los botones se abultan, las hojillas brotan, y acá y allá algún parterre rodeado de un seto de boj, nos hace ver ora un grupo de estatuas, ora una fuente marmórea, pero sin agua, exactamente lo mismo que en los jardines de Luis XIV.

Tiene cierta esta energía de la vegetación. La plaza de los Robles, con su arcada de piedra, que se destaca sobre un fondo de follaje, produce un contraste que deleita la vista. La perspectiva que mas allá pone la luz del cielo como término de una cuádruple alameda de plátanos, y la gruta de Pausilipo, abierta en medio de un espeso bosque, tienen bello aspecto. Comprendo que para gentes habituadas á las arideces manchegas, Aranjuez tenga los encantos de los jardines de Aramida, pero no conviene, para admirarlo, venir de la parte de Murcia.
Tiene, sin embargo, los ruiseñores que se respondan de un segmento á otro de esta selva geométrica; tiene las notas plañideras de la abubilla, apropiadas á la melancolía de es te sitio; tiene los recuerdos de Cárlos IV, rey inútil, lanzado del trono en este mismo lugar por su hijo Fernando VII; y el pánico de Godoy, cuando después de treinta y seis horas de angustia y ayuno, se aventuró á salir de su escondite, fue reconocido, preso y arrastrado temblando ante el usurpador, que le dejo la vida.
La imagen mas halagüeña de la pobre María Luisa, aquella infanta de Saboya, cuya memoria hemos encontrado en Figueras, vaga también por estas alamedas. La reinecita paseaba bajo estos hermosos árboles " que en todas partes agrandan, escribia, pero aun mas en España, donde se ven tan pocos". Y asi caminamos entre un pasado mezquino, cuyos pálidos reflejos no bastan para iluminar este sitio, y la frialdad de esta naturaleza dormida, cuya monotonía deja helado el corazón. A no ser por el rio, que rodea y aprisiona el palacio, que corre á través del parque y que hace comprender su profundidad con sus graves mugidos, nos llevaríamos de Aranjuez mas que una impresión descolorida.
Dos horas de ferro-carril nos han puesto en Toledo.”

ULTREIA ET SUSEIA
 

lunes, 1 de noviembre de 2010

70 aniversario del Concierto

LOS HOMBRES SEREMOS, EN EL PARAÍSO, SONIDOS (J. Rodrigo)

9 de noviembre de 1940. Barcelona.10 de la noche. Palacio de la Música. Concierto de la Orquesta Filarmónica de Barcelona. Dirige el maestro César de Mendoza Lassalle. Guitarra solista Regino Sainz de la Maza.

 En el programa de mano se informa que en la segunda parte del concierto se estrenará el “Concierto de Aranjuez” de Joaquín Rodrigo. Una obra que planteaba en esos momentos multitud de problemas técnicos dadas las condiciones del instrumental del momento. Un concierto para guitarra y orquesta ( el primero que se escribe en la historia de la música) donde el maestro juega, fusiona sus vivencias de juventud romántica durante su luna de miel en Aranjuez, y por otra parte, el dolor y la nostalgia por la pérdida de su primer hijo: la exuberante alegría de su primer movimiento ,la delicadeza sonora del épico segundo movimiento o Adagio, constituyendo la melodía favorita que el público de cualquier rincón del mundo es capaz de reconocer en un solo instante y el Allegro gentile, o tercer movimiento que realza lasolvencia de esta obra maestra de todos los tiempos.

El día 11 de diciembre se estrenaba en el Teatro Español de Madrid. Lo interpretó la Orquesta Nacional dirigida por Jesús Arambarri. A la guitarra solista, de nuevo, Sainz de la Maza:Día memorable el de ayerescribía Gerardo Diego en la Vanguardia- para la música española (…..) . Concierto de Aranjuez es el nombreque lleva esta nueva obra maestra, y todo lo que el título sugiere está latiendo desde la rítmica entrada hasta la cedencia final del rondo. Entre ambos tiempos extremos, aéreos, luminosos, de una alegría de regios jardines filtrando rayos de sol, el “largo” gime su nocturna melancolía y caen , lentas o urgentes, las gotas de la guitarra como lágrimas de fuego que nos abrasan la piel escalofriada”.

 La obra representa la ciudad de Aranjuez a finales del siglo XVIII y las Cortes de Carlos IV y Fernando VII. Según Rodrigo explicó en 1974: “El nombre se basó en el famoso Sitio Real a la orilla del río Tajo, cerca de Madrid, en la carretera de Andalucía y algunos perciben la sombra de Goya en sus notas musicales, llenas de emoción melancólica. Su música parece revivir la esencia de una Corte del siglo XVIII, donde la distinción aristocrática se mezcla con la cultura popular. En su melodía persiste el perfume de magnolias, el canto de los pájaros y el susurro de las fuentes. El Concierto de Aranjuez, una síntesis de lo clásico y lo popular en forma y emoción, yace soñando bajo el follaje del parque que rodea el palacio barroco, y sólo trata de ser tan ágil como una mariposa y tan preciso como el pase de una capa de un matador"

ULTREIA ET SUSEIA