viernes, 9 de abril de 2010

Quejas del "gallinero" del Teatro .. en 1907

"Mi querido amigo: la llaga social que V. pone al descubierto en su artículo titulado Los Niños correspondiente al último número del semanario que tan dignamente dirige, no podía por menos de manifestarse en espectáculos que al propio tiempo que difunden la cultura, contribuyen al hosnesto esparcimiento de la imaginación. Me refiero á la vergonzosa manera de conducirse por parte del público de galería, en las sesiones cinematográficas que se celebran en el Teatro de este Real Sitio. Esa horda de salvajes, y me quedo corto en calificarla, no se conforma con gritar y chillar cual si se tratara de una plaza de toros, sino que en su fiera manifestación de júbilo, y más que nada del instintivo odio que por lo visto parece tener á todo lo que significa, buena crianza y educación, llega en brutal desbordamiento á proferir soeces palabrotas, hijas de más grosero cinismo, y lo que es más censurable, á lanzar a discreción, colillas encendidas, restos y desperdicios de todo género de comestibles, y repugnantes escupiduras, tomando por blanco de su bestialidad, tanto á pacificos espectadores de butacas, como a lindas señoritas, gala y adorno de palcos y plateas. Pero si duro castigo merece la comisión de estos hechos, mayor reprobación se observa en la impunidad que sus autores vienen disfrutando. No es ánimo censurar a nadie; pero noble y sinceramente hablando,creo que no sería díficil á las autoridades ir corrigiendo poco a poco, este estado de depravación, aún á trueque de que en el primer intento pagaran justos por pecadores; pero de ese modo irian acostumbrándose unos y otros, á respetar al prójimo, á dignificarse á si mismo y á colocar el nombre de este pueblo á la altura que por derecho le corresponde. Para ello bastará que se aunen los elementos con que cuenta la autoridad, a los que al servicio del público pone la empresa del Teatro, y se emprenda una vigorosa campaña de saneamiento moral y social, que sin regateos merecerá sincero aplauso de la general opinión. De no ser así, se impone que la mayoria del público deje de concurrir á un recreo que le agrada, ó que cediendo el campo á los naturales del Riff, pase á ocupar las localidades superiores, en las que se contará con la seguridad de no verse escarnecido por esa turba de bárbaros que á voces está pidiendo se le apliquen las disposiciones del Código Penal. Y en la firme seguridad de que V. se servirá honrarme con la publicación de estas lineas, le envia las más expresivas gracias su siempre atento y efectísimo amigo - q.l.b.l.m." Esta es la carta que remite al director del Heraldo de Aranjuez D. Aurelio Tapia, comerciante y vecino de Aranjuez el 15 de Junio de 1907. El Alcalde se tuvo que dar por aludido y ya debía de ser conocedor de esta misiva porque en la siguiente página del periódico, se publica el anuncio que el Alcalde de Aranjuez ha hecho fijar en las galerias del Teatro de Aranjuez y que decía así : " La repetición de actos tan indecorosos como el de escupir, durante las sesiones cinematográficas que se celebran en este teatro, al centro de la sala desde las localidades altas; me obligan á adoptar las más severas disposiciones contra los autores de semajantes hechos, que tan baja idea dan de la cultura del público, en su vista, aquellos á quienes se pruebe la comisión de esta falta ú otra semejante, ademas de ser expulsados del local y detenidos á mi disposición, se les impondrá la multa de 25 pesetas ó arresto subsidiario por insolvencia: José R. Monje, alcalde." ¿ Se acabarían las soeces palabrotas, gritos y chillidos, lanzamiento a discreción de colillas encendidas, restos y desperdicios de todo género de comestibles, y repugnantes escupiduras por temor al aviso publicado por el Alcalde? Pues no lo sé, y si así fue , duró lo que duró ...en mis tiempos pasados en el "gallinero" del Teatro o en el del Canina, eso se seguía haciéndo y en mis tiempos de butacas en los mismos cines, lo seguiamos recibiendo ....tan lejos, tan cerca ........
ULTREIA ET SUSEIA

No hay comentarios: