sábado, 3 de abril de 2010

Faustino Villafranca y el Aranjuez de 1860

Faustino Villafranca, franciscano, tágalo, fue el primer filipino que plasmó en un libro de viajes sus experiencias en el viaje que, en 1860, efectúa desde Filipinas a varios países europeos. En España, además de Madrid, visita diversos pueblos y ciudades. Tras desplazarse de Madrid a Ocaña, a visitar el Monasterio Franciscano con que contaba esa población, decide marchar a Toledo pasando por Aranjuez. Así nos relata sus impresiones durante la breve visita que realizó a nuestra ciudad: " Después de seis días (en Ocaña) creí ya oportuno volver á Aranjuez , y seguir á Toledo , que de allí dista poco; y me despedí de los mencionados Padres y de los demás , que son todos á cual mas amables , acompañándome el R.P.F. Rivas hasta el coche, que vino á buscarme á las seis de la mañana. Como el viaje es de bajada , íbamos solamente con una mula y un caballo ; á las ocho estábamos en la población de Aranjuez , situada en un bajo, ó valle formado por cerros áridos , que parecen haberse despojado de toda su vejetacion , para regalársela á aquella llanura . En un estremo de la población , que es de mediano caserío, se encuentra el Palacio y jardines reales ; y como el tren para Toledo no salia hasta las once, quise aprovechar las tres horas intermedias , para ir á verlos . Afortunadamente di con un joven atento y fino, emparentado con los encargados de la custodia de aquel Real Sitio , y no solo me proporcionó billetes para verlo todo , sino que también me acompañó con la mayor atención . Quisimos empezar por lo mas distante , por la famosa Casa del Labrador ; y para llegar á ella, entramos en una de las puertas del enverjado de hierro , que circunvala aquellos jardines inmensos : atravesamos gran parte de ellos por calzadas bien formadas con álamo s blancos y otros árboles , siendo muchos de ellos frutales: allí he visto manzanas , peras y ciruelas de dos ó tres clases , también muchas flores en ciertos departamentos , y alrededor de galerías y templetes , en los que se vén asientos campestres : también hay arroyos con peces, y tórtolas y otras avecillas , que con su canto animan aquellas lozanas vejetaciones . Habíamos andado sobre un cuarto de hora , cuando llegamos á la casa del Labrador , que es un palacio en miniatura : su fachada es graciosa y bella , decorada por bustos convenientemente colocados, y un enverjado constituye su entrada . En el piso bajo se encuentra el comedor ricamente ataviado , en cuyo centro se vé una mesa larga , adornada de un capricho artístico ejecutado en mármoles , figurando glorietas y galerías en miniatura , con exquisitas jarras para frutas y flores: aquí solían venir á almorzar SS . MM. cuando estaban de temporada en ese Real Sitio . A los pisos altos se sube por una escalera semiespiral justamente famosa, porque está cubierta de caoba, y sus balaustres están dorados á fuego, con una capita de oro en el pasamano , para todo lo cual se han invertido mas de 1000 onzas de oro de México : veinticuatro habitaciones contienen los dos pisos altos , habitaciones que , si bien pequeñas , estan tan ricamente ataviadas y amuebladas con gusto , que parecen tacitas de oro . Todas están cubiertas con tapices de seda bordados á mano , ó pintadas con gusto y esmero : sus techos están decorados de excelentes frescos, y en uno de ellos se vé á San Isidro , arando con sus bueyes , que , vistos de un lado , presentan una perspectiva , y de otro lado otra , quedando en ambas San Isidro como mirando al espectador : los pavimentos son una especie de mosaico: las sillerías son preciosas y diferentes en cada habitación ; en una hay una mesa y una silla de piedra malaquita , en otra un reloj en forma de columna , cuyo horario es una rosa de piedras preciosas, que lleva un movimiento espiral, señalando las horas que hay marcadas de arriba abajo dé la columna , y dicen que está avaluado en dos millones de reales : lámparas excelentes , candelabros con música , dos magníficos órganos en la sala de baile, jarrones de preciosa porcelana , cuadros traídos del Escorial , y otros mas pequeños con unas aves ejecutadas en madera con mucho gusto y delicadeza , y otras varias preciosidades se vén acumuladas en estas habitaciones. Una de estar, entapizada con mas riqueza, y cuyo bordado en sus tapices , así como el de las sillerías fué dirigido y trabajado por la reina Amalia , dicen , está evaluada en siete millones de reales: otras dos, que llevan en sus paredes adornos de oro, platina y cobre , con las cuatro estaciones pintadas con acierto y esmero por Velazquez , en catorce millones de reales. Dos retretes ó escusados he visto entre estas habitaciones , cuyos asientos están forrados de terciopelo carmesí , y cubiertos con cortinas bordadas de oro. Dejamos la casa del Labrador, atravesando por otra vía los mismos jardines y otros mas bellos aun , en los que se vén fuentes , estatuas y otros adornos : atravesamos también varios y estensos departamentos formados por vistosas arquerías ; la plaza de la Libertad , en cuyo estremo se vé una bonita capilla, y otra en el otro ; y de allí llegamos al Palacio , cuya fachada principal está formada por un vistoso frontis y dos largos martillos , todo de un solo piso alto con dos torreones ó pequeñas cúpulas , que le dan realce. El interior de este Palacio es igualmente magnífico, siendo lo mas notable en él un gabinete chinesco , que se arma y se desarma , y otro que es imitación de la Alhambra en Granada ; pero las horas se nos concluían , y apenas nos quedaba tiempo para almorzar , y lo efectuamos en una fonda no muy inmediata .En cuanto al chico que me acompañaba , á duras penas consintió en almorzar conmigo : me dijo que habia emprendido la carrera literaria con intención de seguir la eclesiástica ; pero que su padre , empleado en Palacio , quedó enteramente desvalido con la caida de la reina , y que su familia, si antes comia un pan , entonces tenia que contentarse con medio , con arreglo á lo poco que él podia encontrar en la estación . Le alargué un duro , y no me pesó hacerlo , porque aquel joven se deshacía en gratitud y ternura , haciéndome mil ofrecimientos de parte de su familia, y me sirvió , y me acompañó hasta el tren , sin apartarse hasta el momento de emprender este su marcha hacia Toledo . "
Fotografía de la Casa del Labrador obtenida de la web de Juanin
ULTREIA ET SUSEIA

No hay comentarios: