martes, 16 de febrero de 2010

La Prensa Local (y 2)

Juan Escudero, comerciante local, propietario de LA VEGA DE ARANJUEZ, reputado "almacén de comestibles finos" sito en la Calle Stuart 22 y Gobernador 11, donde se podría encontrar un "gran surtido de vinos y licores" (como rezaba en el rótulo que había hecho colocar no ha mucho en las puertas de su colmado) y especialidado en "garbanzos finos legítimos de Castilla y café de Puerto Rico, Yauco, Caracolillo y Moka" llamó, desde la trastienda donde se encontraba enfrascado en cuadrar el arqueo mensual de cuentas y existencias, a sobrino Juanillo,a la sazón aprendiz suyo no por gusto, sino por aquello de no aguantar a su hermana la retaila de lloros y suspiros con que le cubría cuando se encontraban y le hacía partícipe de sus preocupaciones por la mala cabeza del Juanillo, de las malas compañias que empeaba a frecuentrar y que eso se le quitaba cuando estuviese ocupado en cosas serias y ganándose el jornal como cualquier hombre honrado , que simplemente era eso lo que ella quería, que no pedía tanto .... Juanillo, dejando la escoba apoyada al mostrador acudió a la trastienda pregúntandose qué quería ahora su tío y mirándo de reojo y algo enojado el reloj colgado encima de la mesa del tio Juan, y que marcaba casi la hora justa para desabrocharse el mandil y marchar hacía el Merendero de la Aurora, en la calle Toledo cerca de al estación nueva, donde había quedado con sus compañeros de parranda para pasar la tarde-noche del sábado delante de unas frascas de vino de noblejas . - "Oye sobrino, acércate en un momento a la calle San Antonio y recoge El Heraldo y de paso, les abonas los cincuenta céntimos de la suscripción del mes, que así ya tengo algo para leer esta noche y mañana domingo en casa ......" Corría el año 1908 y, desde el año anterior, se publicaba todos los sábados en Aranjuez un periódico semanal independiente, como se indicaba en la cabecera del mismo, y en el que Juan Escudero, por un módico precio, insertaba el anuncio de su gran almacén: EL HERALDO DE ARANJUEZ. Su director el reputado periodista e impresor D. Félix de León y Olalla. Hasta 1909, fue el único medio informativo local impreso de ámbito local. En ese año, y por un espacio breve de tiempo, hizo su aparición el periódioco LA VERDAD, con domicilio en la calle Real 5 y bajo la dirección de D. José María de Lerma. En 1911, y tan breve y efímero como el anterior, se publicó EL ESCARPELO; lo dirigía D. Aureliano Faluya y López Bajo, desde la Calle Capitán 16 bajo. A todos ellos sobrevivió El Heraldo, asentado y bastante aceptado en nuestra población, hasta el final de esta primera época. Al poco de desaparecer, tras haber sido adquirido por un empresario y político local, renació de su cenizas, igualmente bajo la dirección ya mencionada con el nombre de NUEVO HERALDO y así se mantuvo hasta la finales de los años 20 del siglo pasado en que rivalizaba con EL ECO REGIONAL, que se editaba en la calle Infantas 10, bajo la dirección de D. Florencio Rodríguez. No queda mucho más espacio en este post para detallar pormenorizadamente cada uno de los medios de comunicación indicados, pero es curioso cuando te sumerges en su lectura, que la extructura básica de esa prensa es la misma que la actual: la editorial mas o menos "cargada" hacía el gobierno local de turno, una multitud de noticias que surgen del entorno y del propio ayuntamiento, breves locales, algún acercamiento al deporte social, y eso si, bastante crónica social.Pero aparte de este comentario personal, es un placer su lectura por las palabras, por las formas de composición...y según sumerges en su lectura te quieres imaginar los lugares tan cercanos y tan lejanos donde surge la noticia.... esa calle, esa plazuela, esa capilla real ....... dejar volar los sueños y ser el ferroviario, el militar, el obrero o campesino que ayer fue y paseo, y vivió, y lloró y rió por los mismos lugares donde hoy tú eres, vives, lloras, ries.............
Por cierto, el actual Heraldo es el depositario legal de la cabecera de aquel antiguo Heraldo y del Nuevo Heraldo y de su tradición, cuestión que es de agradecer por el entusiamo y esfuerzo actualmente reconocido y entonces realizado por el siempre recordado amigo Manuel Martín y que hoy continúan sus hijos y esposa.
ULTREIA ET SUSEIA

3 comentarios:

cecibustos dijo...

Distinguido Caminante, reconozco que has vuelto pletórico y de nuevo dispuesto a esforzarte facilitándonos una información excelente sobre la historia de esta villa. ¿Cómo no reconocer tu esfuerzo y dedicación? Tu trabajo tiene la virtud de la renuncia ya que, en tanto que autor, cedes el protagonismo a personajes y documentos que nos ayudan a señalar aquellos elementos de la realidad local pasada que han podido quedar velados y ocultos. Tu esfuerzo rescatando a personajes y documentos nos muestra la transparencia de aquellas cosas que forman parte de la vida, que tienen un lugar entre nosotros y que pueden ayudarnos a saciar cierta forma de sed.
Gracias por acercarnos a ese ver y conocer la historia local.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Es de agradecer tan buena información y también es de agradecer la forma amable de presentar a las personas que protagonizan tu trabajo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Soy Manuel Jesús Martín, director actual de El Heraldo de Aranjuez.
Agradecerle su comentario y sus palabras hacia mi padre y animarle a que nos siga deleitando con su visión y explicación oportuna de la historia local.
Un cordial saludo