sábado, 9 de enero de 2010

Hurto de un elefante

Buceando en la hemeroteca del ABC encuentras noticas y artículos que no dejan de sorprendente y, al menos, consigues que tu boca esboze una pequeña sonrisa de asombro e incredulidad. La edición del día 18 de febrero de 1910 titulaban la noticia como HURTO DE UN ELEFANTE. El artículo, sin firmar, decía :" En Aranjuez posee un rico americano un hermoso parque zoologico, en el que, entre otros animales, tiene un enorme paquidermo. Secundino Gómez, vecino de Aranjuez, una noche entró en el parque, y después de cortar las amarras que sujetaban al elefante, intentó, cual si fuese un corderillo, llevárselo a su casa; pero fue sorprendido por un guarda jurado que lo detuvo. Secundino compareció ayer en la Sección tercera para responder de un delito de hurto. En el acto del juicio, el procesado manifestó ingenuamente que como había leído en muchas historias egipcias que los elefantes blancos daban al que los poseia buena suerte, y él tenía muy mala pata, quiso, aunque no fuese más que por unos días, tener al paquidermo en su casa para ver si aquélla desaparecia. El fiscal, en su informe, pidió para el cazador de elefantes la pena de dos años, ocho meses y veintiún días de prisión correccional, y la defensa solicitó la absolución de su patrocinado, alegando eximente de locura". Desconozco como acabarían las andanzas del "cazador de la buena suerte", pero desde luego no creo que "su mala pata", con esta acción desapareciera. Al menos, como decía al principio,la noticia nos deja una sonrisa al pensar en la ingenuidad del susodicho .... cosas de las gentes que fueron y que permanecen en las historias humanas de nuestra ciudad.
ULTREIA ET SUSEIA

5 comentarios:

cecibustos dijo...

Caminante
He notado tu falta estos últimos meses. Me reconforta ver una nueva entrada en tu blog. Supongo que aquel paisano terminaría por buscarse un amuleto que le cupiera en el bolsillo: tal vez una pata de conejo que, según dicen, también da suerte.
Un saludo muy cordial

Caminantes en Aranjuez dijo...

.. el camino, amigo cecilio, que ha veces es díficil y de complicados recodos ... pero como casi siempre, la vereda, al final, se llena de la luz de la primavera y te anima a continuar la andadura ... y del paisano, jejejeje, mientras no le pillasen también con las trampas para conejo en tiempos de veda lo mismo consiguió esa pata de conejo como amuleto ...un abrazo y bien hallado

Mingo dijo...

Hola compañero, celebro igualmente tu vuelta al camino.
Sería interesante saber dónde estaba ubicado dicho zoo.
Un cordial saludo.

LoQueVenMisOjos dijo...

Es un placer volver a leerte después de tanto (demasiado) tiempo. Y gratificante es ver que sigues sorprendiéndonos con curiosas historias como esta y con un remodelado blog. Te echábamos de menos.

¡Saludos!

Desvanecerse dijo...

Curioso es el camino que contiene el sonido que no se escucha, para aparecer siempre cuando casi no se aguarda.

Bienvenidos los colores de la nueva mariposa y tus refrescantes nuevos pasos.

Saludos