sábado, 7 de febrero de 2009

Ybarrola

José Ygnacio de Ybarrola fue el primer alcalde constitucional de Aranjuez; accedió al cargo el día 9 de septiembre de 1836 , ejerciéndolo hasta 1837, donde es sustituido por Juan Baquero de forma interina. Junto con él, en esa primera Corporación Municipal elegida por los alrededor de mil habitantes con derecho al voto que se contaban en Aranjuez, se encontraban (además del ya mencionado Juan Baquero) Alonso Pérez, Luciano Tomás de Medina, Felipe Cruz, Joaquín Moralejo, Manuel Pérez de Carraquedo, Mariano Grande, y José de Ugarte como Procurador Síndico. En el breve periodo que su mandato, su actuación más significativa fue la dotar al ayuntamiento de un edificio consistorial para el desarrollo de sus funciones : “ ... el Ayuntamiento se encuentra sin local donde celebrar sus Juntas y demás actos públicos; que por lo tanto, y siendo de absoluta necesidad la havilitación de dicho Local situado en parque cómodo para el público donde el Ayuntamiento pueda celebrar sus Sesiones con aquel decoro que que corresponde a un Pueblo naciente y respetable como este ...... “. Así rezaba parte de la solicitud que Ybarrola realiza la Corona para conseguir la utilización de los tres pisos de casas que componían al denominada Casa de Empleados , el edificio donde se enclava la actual Casa Consistorial. Si el caminante acerca sus pasos al cementerio de Santa Isabel, y con la atención necesaria lo recorre, encontrará en medio de memoriales y casi ya atemporales cenotáfios, el sepulcro, abandonado , sucio y medio derruido de este ilustre personaje de nuestra ciudad y el de su esposa María de Arza. Aquí yacen los restos mortales de D. JOSÉ IGNACIO DE YBARROLA, natural de OQUENDO, falleció el 25 de octubre de 1848 a los 72 años de edad: Su esposa Dñª Maria de ARZA decica este monumento a su memoria. Duerme en paz en tu tumba funeraria // Último asilo de la humana gloria // En tanto que tu viuda solitaria // Da una lágrima ardiente a tu memoria // Y a tu descanso eterno una plegaria. // Tú que de la virtud hiciste modelo // Ruega a Dios por tu esposa desde el cielo. Así reza en su lápida el sentido epitafio. Resuenan en mis oídos la solicitud efectuada por el entonces cronista Ortiz de recuperar los restos de éste personaje así como de otros ilustres que descansan en nuestro Campo Santo y constituirlos en el Panteón de Hombres Ilustres de Aranjuez, o al menos , sí recuperar su sepultura, adecentarla y rendir tributo histórico a su memoría. El caminante siempre ha pensado que la memoria colectiva es la que hace pueblo. Recuperarla y mantenerla para generaciones sucesivas será lo que nos/les hará más libres. ¡¡ Ojalá lo veamos en nuestro camino !!
ULTREIA ET SUSEIA

jueves, 5 de febrero de 2009

Franco en Aranjuez (y IV)

Finalizada la visita a la Fabrica de la Compañía Española de Pelicilina y Antibióticos, Franco y su comitiva se dirigen , cruzando por la ciudad de Aranjuez, a la Fábrica de Manufacturas Fotográficas Españolas. Dicen las crónicas del momento , como no, que durante este recorrido el pueblo, enfervorizado ( ¿? ) no paraba de homenajear al "Caudillo" con los gritos de rigor del Régimen. Esta empresa situada frente a la Casita del Labrador, es donde antiguamente estuvieron ubicados los estudios cinematográficos de Aranjuez (ECESA). A la puerta de la fábrica es recibido por el presidente del Consejo de Administración, Tomás de Bordegaray y Arroyo, y por los vocales del Consejo, entre ellos el Vizconde de Boix y el Marques de Salvatierra, el asesor técnico y el Secretario General Sr. de la Vega Lamera. Con un capital de 30 millones de pesetas , la fabrica tenia capacidad de producir treinta millones de metros lineales anuales de pelicula virgen sobre soporte ininflamable; entre estos productos destacaba la crónica, la producción de película virgen cinematográfica de 35 mm, película radiográfica, papel fotográfico en todos los formatos, microfilms y films magnetofónico. Esta producción había supuesto un ahorro de cerca de veinticinco millones de dolares en divisas. Cuando la fábrica estuviese a pleno rendimiento y se duplicase la producción, se cubrirían las demandas del mercado interior y se preveia una exportación de este material por valor de dos millones y medio de dolares anuales. En su visita, a Franco se le enseñan las secciones de fabricación de película de triacetato de celulosa y las dedicadas exclusivamente al emulsionado de película de acetato y de micro. Una vez finalizada la visita, Franco, ministros, autoridades, jerarquías, personalidades e invitados fueron trasladados al Jardín del Príncipe, donde en la Casita del Labrador, dieron buena cuenta de un , supongo, suculento almuerzo, tras el cuál y de los discursos patrióticos de rigor, de los que no daré cuenta de su contenido para no hacer sufrir más de la cuenta a los caminantes que por aquí anduvieran, su “Excelencia” y cohorte, dieron por finalizada la jornada festivo industrial en esta nuestra ciudad.
ULTREIA ET SUSEIA