sábado, 8 de agosto de 2009

Francisco P. de Mellado y el Aranjuez de 1846 (y II)

Y Francisco de Paula continua su relato:
"Hacer una detallada descripcion de cuantas preciosidades encierran los diferentes edificios y jardines de este real sitio, además de ser sumamente difusa, seria impropia de nuestro objeto. No puede sin embargo dejar de indicarse cuan dignos son de ser vistos y examinados con detenida meditacion los dos preciosos jardines, llamados del Príncipe y de la Isla, formado este al lado del palacio por el Tajo y una acequia, reuniendo dentro de si además del cultivo de diferentes arbustos y flores aromáticas, una inmensidad de calles de árboles de prodigiosa corpulencia y elevacion, y multitud de fuentes y estatuas; lo que unido al canto de los inumerables ruiseñores y otras aves, al ruido de la gran cascada, y á la deliciosa sombra de las arboledas que hacen impenetrables los rayos del sol durante las horas del mas riguroso calor, transportan el ánimo, lo embelesan y producen una agradable melancolía, de que se siente salir cuando se hace preciso abandonar un parage encantador. No menos hermoso y variado el del Príncipe, cuya circunferencia asciende á 6.905 vara, poblado todo él de multitud de árboles y arbustos de Asia y de América. Este jardin, dividido en cuatro grandes departamentos, se halla situado entre la referida calle de la Reina y el rio Tajo, del cual lo defiende un fuerte dique de canteria: y por la otra parte de tierra esta cercado de verjas de madera sobre zócalos de fábrica y piedra blanca, sostenidos por pilares de ladrillo con remates de piedra de silleria. En él se ha procurado imitar los jardines ingleses, franceses, etc, y cultivar toda especie de frutas, produciéndolas muy exquisitas. Tiene estanques, islas, fuentes, y todo cuanto puede hacer bella y agradable una mansion de recreo. Dentro de este jardin se halla la tan justamente nombrad Casa del Labrador, que de esta clase ha pasado á ser un magnifico palacio, en el que se vé reunido lo mas elegante, lo mas rico y variado que han producido los ingenios españoles, pues cuanto en él se admira es nacional. Tan agradable como la mansion en este real sitio durante los meses de abril y mayo, es molesta en lo restante del verano por el extraordinario calor que se esperimenta y el polvo salitroso que se eleva al menor soplo. Pertenece a la diócesis de Toledo y al partido judicial de Chinchon de donde dista una legua. Consta de 1.045 vecinos y 4.340 habitantes. Tiene admnistraciones de rentas, loterias, correos, dos parroquias, un hospicio, un hospital, un teatro, plaza de toros, varias fondas y posadas, dos cafés, casa de postas, parada de diligencias, muchas y hermosas casas, en las que pueden alojarse cómodamente mas de 20.000 personas, que solian reunirse en tiempo de jornadas: carece de aguas potables y de buena calidad. Hubo un convento de frailes. En la quinta de 1.844 entraron 172 jovenes de 18 a 24 años. Pagó de contribución 372.459 reales y cosecha al año comun 16.000 fanegas de granos y legumbres y 5.000 arrobas de vino, que con algun aceite y frutos menores aportan 623.800 reales. Hay varios talleres de diferentes oficios, telares para lienzos y algun comercio"
ULTREIA ET SUSEIA

1 comentario:

Desvanecerse dijo...

Admiramos las cosas por motivos, pero las amamos sin motivos. Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.
Creo que Francisco empezó con la admiración y terminó sintiendo lo que sentimos todos los que amamos a nuestra cuna.
Saludos