miércoles, 15 de abril de 2009

J.F. Bourgoing y el Aranjuez de 1779 ( II )

Sigue contando Bourgoing :"En tiempos de Fernando VI, esta residencia limitábase casi al castillo. En varias casuchas diseminadas por un terreno escabroso, a poca distancia de la regia morada, se aposentaba al personal de la corte y los embajadores. Ya las sustituyen casas uniformes, construidas con elegante sencillez. Dos filas de árboles, cuyos pies riega un servicio de agua corriente, dan sombra a las calles principales. Todas las calles están trazadas a cordel y son anchas, quizá demasiado para la poca altura de los edificios y lo caluroso del clima. El plano que sirvió para la construcción del nuevo pueblo de Aranjuez es obra de Grimaldi, que antes de ser embajador en Francia y pasar de allí al ministerio, había desempeñado una misión diplomática en La Haya, de donde trajo la idea de construir una villa holandesa en el centro de Castilla. El pueblo está separado del palacio por una plaza grande, pero irregular, adornada con una fuente. Carlos III hizo construir un pórtico, casi completamente cubierto, que arranca del extremo de una de las calles principales del pueblo, forma una parte del recinto de esta plaza y va a unirse a las dependencias del palacio No acabaríamos nunca si nos propusiésemos describir todas las bellezas de Aranjuez nos limitaremos a dar una idea de las principales. Viniendo de Madrid, se atraviesa una plaza' redonda, llamada Las Doce Calles, en la que desembocan una docena de paseos, uno de los cuales conduce a la entrada de Las Huertas, vasto vergel en que se puede admirar toda la fecundidad del suelo de Aranjuez. Si se desea ver cultivos más extensos y no menos florecientes, se toma el camino de Toledo y se atraviesa el Campo Flamenco, llamado así, indudablemente, porque recuerda las bellas formas de Flandes. Y, sobre todo, no hay que dejar sin ver el Cortijo, otro vallado, cuyo suelo, cultivado con esmero, colma con creces los deseos del agricultor y los del rey, que ha hecho plantar en él cepas de varios lugares de su reino. Finalmente, la «Huerta de Valencia» ofrece ensayos de cultivos coronados por el éxito y una imagen de la agricultura de Valencia. Además de campos de lino de praderas artificiales y de viñedos, se encuentran allí moreras y una construcción destinada a la industria del gusano de seda. Pero lo más notable y conocido de Aranjuez es la calle de la Reina, que forma, por decirlo así, la espina dorsal de su constitución. Va de levante a poniente por espacio de media legua y termina en un puente de piedra que atraviesa el Tajo. Su prolongación, no menos extensa, termina en otro puente sobre el mismo río, cuyas revueltas sólo podemos imaginar, ya que los setos, árboles y frondas que recubren el valle ocultan su curso a intervalos. Detrás de una de estas espesas cortinas se oculta una cascada que se oye a lo lejos, cuyo estrépito es el único ruido que altera la calma de aquellos lugares solitarios. La cascada tiene por objeto tomar una parte de las aguas del Tajo. El brazo de este río, así desviado de su cauce natural, fluye encajonado en profundo foso y va a regar algunos de los cultivos de Aranjuez y proveer de más cerca las necesidades de sus habitantes. Pero la frondosa vegetación se interrumpe de repente y sólo tenemos ante nosotros las colinas peladas que forman el recinto del valle y que se han ocultado cuidadosamente a la vista para impedir que el marco desluciera el efecto que produce el cuadro. Al pie de las colinas está la yeguada del rey de España, en que la raza de caballos españoles conserva su antigua belleza. El verso de Virgilio «Vento gravidas ex prole putaris» le sirve de lema y parece haber sido hecho para ella" .
ULTREIA ET SUSEIA

2 comentarios:

Ana (en el faro) dijo...

LLevo varios días camiando por los senderos de tu blog y francamente me ha parecido impresionante la cantidad de información que vas dando. Me he ido fijando sobre todo en las entradas que hacen referencia a la literatura y he aprendido bastante, te lo puedo asegurar.
He remitido a un grupo de alumnos de 1º de Bac a tu blog para que vean algunas entradas en concreto que están en la línea de trabajo que quiero realizar con ellos.
Confío en que te parezca bien
Un saludo y gracias de nuevo por tu ofrecimiento

Desvanecerse dijo...

...Créeme amigo Sancho que la compañía hace cualquier camino franco...
Se deleita.
Saludos