domingo, 22 de marzo de 2009

en el Legamarejo , allá por 1885

Aranjuez 1885. El año del cólera. 8.154 habitantes; 1.621 afectados; 843 muertos; entre el 17 de junio y el 27 de julio. Y Alfonso XII en Aranjuez, casi de incógnito, dando calor y ánimo a su pueblo, compartiendo con él sus penas y sollozos. Pero la vida es camino que, como dice el poeta, se hace al andar. La casa del guardía del Legamarejo, se construye en ese año. Junto al muro que circundaba la finca, donde años después, se levantaría el gango de Isaac, ya desaparecido. Testigo vivo de épocas que no merecen recordarse pero que a la vez nos dice que, aún en los peores momentos, hay que levantarse, mirar al frente, lejos, hacia el horizonte , donde está nuestro futuro.......nuestro camino.
ULTREIA ET SUSEIA

1 comentario:

Desvanecerse dijo...

Amigo caminante decirte que del Legamarejo solo me faltaba conocer su pasado, ya que he pateado cada una de sus sombras y hasta he dormido bajo su paz, antaño, y he trasnochado sus estrellas que estaban llenas de cuentos robados a los árboles y sus acequias.
Ese lugar que nació para ser comienzo de cualquier camino.
Saludos