martes, 20 de enero de 2009

La Inmaculada de San Pascual

Esta imagen, la Inmaculada Concepción, fue elaborada por Tiepolo, en 1769, previo encargo de Joaquin de Eleta, a la sazón confesor de Carlos III, y formaba parte de una serie de siete para la Iglesia de San Pascual Bailón en Aranjuez, que constituyeron toda la ornamentación del templo franciscano. Esta imagen se colocó a la izquierda del altar mayor; a la derecha del altar se instaló el cuadro “La Estigmatización de San Francisco” y la imagen de “San Pascual Bailón adorando una visión de la Eucaristía” se instaló sobre el altar mayor. Estos cuadros fueron retirados del altar en el año 1775 y desplazados al convento y sustituidos por obras de Mengs, Maella y Bayeu. No soy experto en arte, pero no dudo que una muy buena amiga de este blog ( ¿ verdad Pilar ?) nos podrá aportar mucho sobre este lienzo, su significado y simbología. Actualmente se encuentra en el Museo del Prado. Tiepolo fue un pintor de origen italiano considerado como el principal maestro de la escuela veneciana y el mejor muralista del estilo rococó. Hijo de un comerciante, nació en Venecia el 5 de marzo de 1696. Estudió con diversos pintores venecianos, pero la mayor influencia la recibió de su compatriota y colega Paolo Veronés Entre sus pinturas al óleo se encuentran La Crucifixión (Museo de Arte de la Ciudad de San Luis), La Sagrada Familia con san Gaetano (Academia, Venecia), La Inmaculada Concepción (1769), San Antonio de Padua con el niño Jesús, ambos en el Museo del Prado, Madrid ). Tiepolo murió el 27 de marzo de 1770 en Madrid .
ULTREIA ET SUSEIA

4 comentarios:

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Te envié un e-mail con la reseña de un libro muy interesante para tocar este tema de la iconografía en el Barroco. Hasta pronto

Diana Navarro Blog dijo...

He visto que también te gusta Diana Navarro. Te lo comento porque mi blog está dedicado a ella, por si te quieres pasar alguna vez. Un saludo,




Álex

Desvanecerse dijo...

Una vez mas agradecerte por lo que nos aportas, tan delicadamente, de tus correrías y de los rastros de tus pisadas.
Gracias amigo, gracias por acercarnos las distancias.
Saludos

Nilla dijo...

Soy de Aranjuez y he sido muy feliz recordando los antiguos nombres con que conocíamos las empresas en este pueblo.
Te agregaré en mi blog para poder seguirte e ir recordando.
Saludos