domingo, 10 de agosto de 2008

poesía perdida

En la calle de la Berruga, en una casa de labor en ruinas, en uno de sus muros, una poesía que alguién, Fermina es quien firma, dedicó a su novio, a su marido, a su madre ... en un acto de amor. El tiempo no la ha borrado , tal vez en consideración al sentimiento con que fue escrita. Hoy aguarda su definitiva desapación, su definitivo olvido cuando la piqueta acabe con su soporte vital....
Tal vez mi buen amigo bloguero Victor la recupere para su blog y sea capaz ,con su sensibilidad de completar los fragmentos que faltan y haga que reviva en la memoria de todos por siempre...........
ULTREIA ET SUSEIA

2 comentarios:

Desvanecerse dijo...

Desde la humildad y con la fuerza que me ha dado tu comentario:

"Llueve como el olvido
noviembre de tus recuerdos,
cuando incautas aves florecieron
las rosas de su lluvia."

Al que añadiría:
VENTANAS DE INTERIOR
Trazos de luces
mordidos en el yeso,
aleteos de ese alma
que grita una inspiración,
ecos dormidos en camas de corazón
que claman
amortajadas de sentimientos.

...

Gracias

Caminantes en Aranjuez dijo...

Simplemente UN LUJO.
Gracias....no puedo decir nada más.