miércoles, 28 de mayo de 2008

Telégrafo óptico

Nos dice Alvarez de Quindos : ".... en este parage que se llama el Cerro del Parnaso se puso el 22 de junio de 1799 el telegrafo, instrumento matemático inventado últimamente para saber en pocos minutos las noticias y avisos de largas distancias.......tenia correspondencia con otros que habia hasta Madrid, y todos se han quitado en este año de 1802."
Juan José Lerena, teniente de navío exiliado en 1823 por sus posiciones políticas liberales, fue encargado, a su regreso a España, de instalar una red de telegrafía óptica entre Madrid y los Sitios Reales, tras conseguir a finales de 1830 hacer una demostración de su telégrafo a los reyes, comunicando el palacio con Vista Alegre
Una real orden de 8 de febrero de 1831 aprobaba la construcción de una línea de prueba entre Madrid y Aranjuez. Fue terminada el 30 de mayo del mismo año, con cuatro estaciones: Torre de los Lujanes en Madrid, cerro de los Angeles, cerro de Espartinas en Valdemoro y Monte Parnaso en Aranjuez; su uso quedaba reservado a la familia real. El sistema de Lerena tenía dos partes: un mástil, que permitía elevar una bola, que podia iluminarse por la noche,y situarla en cuatro distintas posiciones, y un panel que cambiaba de color.
Existe un cuadro en el que puede verse sobre un plano topográfico la línea telegráfica que lleva por título "Plano que manifiesta la situación de la línea telegráfica de Madrid a Aranjuez, dedicado al Rey N.S.Q.D.G. por el Teniente de Navío don Juan José de Lerena encargado de su establecimiento". En él puede verse el dibujo de dos torres (una en la ermita del Cerro de los Angeles), así como el detalle de los puntos más importantes (perdón por la malísima reproducción).
El éxito parece que fue total, pero la Corte no sabía qué hacer con el telégrafo y sólo se cursó un telegrama, eso si, bastante largo, ya que estaba compuesto de 92 palabras, dirigido por el Rey al Ministro de la Guerra. La instalación de las cuatro estaciones costó 170.901 reales, incluyendo las máquinas; los gastos de entretenimiento fueron 36.510 reales y los sueldos del personal 184.137 reales (para un sólo telegrama real parece un poco caro). En julio de 1832 se estableció la línea Madrid-San Ildefonso, con torres intermedias situadas en Siete Picos (en lo alto del Puerto de Navacerrada) y en la Sierra de Colmenar, cerca de Hoyo de Manzanares, en el lugar denominado El Hoyo. Durante 1832 se cursaron 335 despachos entre Madrid y Aranjuez y 361 entre Madrid y San Ildefonso (de los cuales 71 y 45, respectivamente, eran avisos del propio servicio telegráfico). Entre ambas líneas cursaron, pues, 580 telegramas, la mayoría puestos por la Capitanía General de Madrid. El Rey puso diez telegramas.
Con posterioridad y además de esta torre en el Monte Parnaso, en nuestras ciudad existieron otras torres de telégrafo situadas en Valdelascasas y en la Finca de la Flamenca ( casa del telegrafó de la Cavina), única que aún se conserva.
ULTREIA ET SUSEIA

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una información muy completa sobre el telégrafo del Parnaso en Aranjuez.

Pero os recomendaría dos libros para ampliarla: "Historia de la telegrafía óptica en España", de D. Sebastián Olivé Roig (1990) y "La telegrafía óptica en Aranjuez", de Carlos Sánchez Ruiz (2008), que acaba de editar el Ayuntamiento de Aranjuez en la Colección Aranjuez Studia. Hubo un telégrafo anterior en 1799 (de Betancourt) y otro posterior en 1847 (de Mathé). La cita de Quindós (1804) y otra de López y Malta (1869) describen en parte estos telégrafos ópticos de Aranjuez.
Carlos Mathé

Anónimo dijo...

El plano de Lerena de la línea Madrid-Aranjuez está expuesto en el Palacio de Aranjuez, en la planta baja, en el llamado "Museo de la vida diaria". Sería interesante publicar en Internet una reproducción con mayor resolución.

Alfonso Kakopa, Madrid

Caminantes en Aranjuez dijo...

gracias por tu interesante aportación alfonso ... vamos a ver si conseguimos ese plano ... un saludo