sábado, 5 de enero de 2008

Toros en el Despeñadero de Ontigola

"..y se ha dispuesto una Fiesta de Toros en el Despeñadero del Mar de Antigola; y sus Magestades, Principe é Infantes se lisonjean mucho con el común alborozo de esta celebridad".
Así dice la crónica de la Gazeta de Madrid del día 22 de mayo de 1725 sobre la celebración que se desarrolla en el Mar de Ontígola con motivo de la firma del Tratado de Paz convenidos "el Rey nuestro señor y el señor emperador". Estos no eran sino Felipe V y Carlos VI de Austria.
Aunque las celebraciones o corridas de toros en Aranjuez, pasaron por muchos altibajos según las apetencias del monarca de turno,Quindós en su Descripción del Real Bosque y Casa de Aranjuez, menciona esta fiesta en diversas ocasiones y referidas a diversos reyes y reinas.
Y hace mención muy expresa y explicita a los "juegos taurinos" a los que se refiere la crónica motivo de este post. Dice Quindós:
"Desde esta isleta y cenador veian SS.MM las fiestas de los depeñaderos. Había una fábrica en los cerros de la parte norte y sobre el camino que va á Hontigola, como á la mitad del mar, con suelo de tablas ensebadas y sus antepechos de maderas altos á los lados. En la eminencia habia unas jaulas ó toriles, donde se encerraban a las fieras. Se abrian estas, y salia el toro, que precipitado por el despeñadero caia á las aguas del mar. Luego que se desenvolvia, nadaba en ellas, y desde unos barcos le capeaban, llamándole hácia el cenador para que el Rey le matase de un arcabuzazo. Lo mismo se hacia con camellos, jabalies y otros animales. El Señor Don Felipe V tuvo muchos de estos juegos; especialmente se hizo uno el día 23 de mayo de 1725, en que se depeñáron y matáron por mano del Rey doce toros, tres jabalies, y un camello."

No hay comentarios: