viernes, 31 de agosto de 2007

Necrópolis Visigoda " Cacera de la Ranas"

Se encuentra a unos ocho kilómetros del casco urbano , en la antigua Cañada Real que conducía a Toledo, cerca de la estación de ferrocarril de Las Infantas.Se conoce que en las inmediaciones se localizaba una vía romana construida por Vespasiano y que comunicaba la provincia romana de Tarraconensis con la Lusitania y que llevaba desde Caesar Augusta (Zaragoza) hasta Emerita Augusta (Mérida) Fue descubierta en el año 1985 en el desarrollo de unas prospecciones que realizó el departamento de arqueología de la Dirección General de Patrimonio de la CAM, cuando estaba en elaboración el proyecto de carta arqueológica de la comunidad, aunque los viejos del lugar, hablan de su conocimiento hace mucho tiempo y de los expolios que se produjeron antes de excavarse. Tiene una extensión de alrededor de mil metros cuadrados Los restos encontrados comprenden alrededor de 200 años, desde el último cuarto del siglo V hasta el siglo VII. Las excavaciones se llevaron a cabo en cuatro campañas entre los años 19888 y 1989, y fueron financiadas por la consejería de cultura de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Aranjuez. El arqueólogo director fue Francisco Ardanaz. Fueron localizadas alrededor de 150 sepulturas, en todos los casos orientadas en sentido Oeste- Este. Se cree que estas sepulturas estarían señalizadas con marcas siguiendo la práctica romana y estarían dispuestas en calles irregulares. Predominaron fosas revestidas de grandes lajas de yeso conformando una caja rectangular, y simples fosas excavadas en la tierra sin ninguna delimitación ni elementos decorativos. Se llegaron a inventariar 189 piezas metálicas (124 de cobre, bronce o latón; 53 de hierro; 10 de plata; una de plomo y una de oro) Eran principalmente objetos de adorno personal como broches de cinturón (de placa rígida, o rectangular, o hemicircular en hierro), hebillas de cinturón (de anillo ovalado y aguja de base escutiforme, recta o estriada, rectangulares planas, de placa rectangular y lengüeta alargada), botones, remaches, apliques, pendientes, anillos, fíbulas, alfileres o collares. También se recuperaron objetos de uso personal como cuchillos, puñales, navajas, sondas de oído y monedas. Tengo entendido que estos objetos pasaron a formar parte del Museo Arqueológico de Madrid. No obstante en el año 1995, entre el 18 de mayo y 10 de junio, muchos de ellos estuvieron expuestos en la sala de exposiciones del centro cultural Isabel de Farnesio.

No hay comentarios: