jueves, 19 de julio de 2007

Cartas de Felipe II.....

Cartas de Felipe II á las infantas sus hijas ( recuerdos de Aranjuez) El Historiador belga del siglo XIX, Luis Prospero Gachard, publicó en 1883 ( Paris, Librairie Plon) un documentado estudio de las cartas dirigidas por Felipe II a sus hijas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, durante la expedición del monarca a Portugal entre 1581 a 1583, con motivo de su anexión al Reino de España. En ellas, en contra de la imagen de soberano despótico, intransigente, sin sentimientos que la historia le otorga, se revela como un padre cariñoso, tierno, humano y preocupado por el bienestar de sus hijas y sus problemas. De la lectura de las mismas, se puede entresacar de entre las palabras del Monarca, el cariño que tenía a este Real Sitio y la añoranza que le produce el recuerdo de sus estancias en el mismo. Ya en una carta del año de 1577, y que Gachard atribuye al Embajador Priuli, en ella se dice que D. Felipe «era un príncipe muy católico, amigo de la religión, notable por su prudencia y por su amor á la justicia, que no buscaba los placeres del espíritu, pero sí la soledad; que se retiraba durante ocho ó diez meses del año á Aranjuez, al Escorial ó al Pardo para gozar las delicias del campo con la Reina y con sus hijos» La carta escrita en Thomar el 1.º de Mayo de 1581, el monarca escribe: «Mucha envidia tiene Madalena (se piensa que era una loca ó bufona de la familia) á las fresas, y yo á los ruiseñores, aunque unos pocos se oyen algunas veces de una ventana mia» El 2 de Abril 1582 dice el Rey á sus hijos que holgó mucho con sus cartas y «con vuestras medidas», añadiendo que les tenía envidia por andar con su hermana «y despues por la ida de Aranjuez y de Aceca». En la carta de 16 de Abril en que el Rey contesta a las de sus hijas, a las cuales dice: «Mucho holgué con vuestras cartas y con las nuevas que me dais de Aranjuez. Y de lo que mas soledad he tenido es del cantar de los ruyseñores que ogaño no los he oido como esta casa es lejos del campo». Más adelante el monarca vuelve a hablarles de Aranjuez y de las cacerías que allí hubo en obsequio de su hermana, sobre lo cual les dice: «muy grandes vallesteras creo que deveis estar entrambas pues tambien matastes los gamos y tantos conejos. Y decisme vos la mayor que vuestro hermano cobró mucha fama (y creo lo decis por vuestra hermana y es asi segun lo que decis adelante sino que por la a pusiste la o y otra palabra se os olvidó), creo que devistes escribir la carta á priesa»; habla después de las tormentas que, como en Aranjuez, había habido aquellos días en Lisboa con tan grandes truenos, «como el del rayo de San Lorenzo». Vuelve el Rey a hablar en esa carta de las obras de Aranjuez y respecto a aquel real sitio, dice á sus hijos: «Y he miedo que deven de aver dado mano al pescado del estanque de Hontigola pues no se pescó ninguno». Texto de Referencia :Cartas de Felipe II a las Infantas sus hijas de Antonio María Fabié
Ah! y no olvideis pasar por la página de Juanin y admirar las fotos/grabados de palacio y Mar de Ontígola ....un lujo!!!

No hay comentarios: