lunes, 26 de septiembre de 2016

rompiendo la rutina

Esta noche,
para romper la rutina
de seguirte los ojos,
me he fijado en tus manos.
Me las he imaginado
sujetando un volante
que te lleve a ese viaje
que siempre has querido hacer;
escribiendo palabras sueltas,frases recién salidas de tu cabeza
o, directamente, desde el pecho.


Me las he imaginado
entrelazando las mías
para salir a perdernos,
una noche,
por las calles de Madrid
y, quizás,
trazando un mapa en mi piel
donde invertir un pedazo
de ese tiempo
que tanto nos gastamos en miradas.
Esta noche,
tan atípica,
para seguir rompiéndome la rutina
quiero dormirme
sin soñarte.
(María Guiveranu)                                                 ...es lo que le falta a todo lo demás...


domingo, 25 de septiembre de 2016

Ausencia ...

Apenas te he dejado,
vas en mí, cristalina
o temblorosa,
o inquieta, herida por mí mismo
o colmada de amor, como cuando tus ojos
se cierran sobre el don de la vida
que sin cesar te entrego.

Amor mío,
nos hemos encontrado
sedientos y nos hemos
bebido todo el agua y la sangre,
nos encontramos
con hambre
y nos mordimos
como el fuego muerde,
dejándonos heridas.




Pero espérame,
guárdame tu dulzura
Yo te daré también
una rosa.
(Pabo Neruda)



...es lo que le falta a todo lo demás...


FOTO : Jardín del Parterre.
Jardín de la Reina.
Aranjuez

sábado, 24 de septiembre de 2016

.... tierra incomparable ...tú ...




Hace tiempo que te debo palabras de amor:
o tal vez sean las que cada día
huyen deprisa apenas pronunciadas
y la memoria las teme, que transforma
los signos inevitables en diálogo
enemigo enconado del alma. Tal vez
el rumor de la mente no deja oír
mis palabras de amor o el miedo
al eco arbitrario que desenfoca
la imagen más débil de un sonido
afectuoso: o tocan la invisible
ironía, su naturaleza de hoz
o mi vida ya cercada, amor .
O tal vez sea el color que las deslumbra
si chocan con la luz
del tiempo que vendrá a ti cuando el mío
no pueda ya llamar amor oscuro
amor ya llorando
la belleza, la ruptura impetuosa
con la tierra incomparable, amor.
(Salvatore Quasimodo)




  ... es lo que le falta a todo lo demás ..

viernes, 23 de septiembre de 2016

pero esta tarde no te vas...

Te miro, amor
y tú cambias la mirada
te miro, amor
mi piel no le teme a nada
dispárame al corazón
Siento el calor
cuando mis dedos le ganan a otro botón
no hay nada como desnudar
tu cuerpo entero y amarrar
tu excitación
Sabía que eras fugaz
que eras libre simplemente
te estás yendo, corazón ¿verdad?.
Y se te ve tan impaciente
lo supe siempre, eres fugaz
y aún así yo me arriesgué
lo haría otra vez
Susúrrame
explícamelo al oído.                                            
Susúrrame                                                           

que quiero que tus labios
rocen mi dejadez y bésame..
Y bésame ......
(Alejandro Sanz. https://www.youtube.com/watch?v=cRsOOZyYXYA)
  ... es lo que le falta a todo lo demás ..


miércoles, 21 de septiembre de 2016

He aquí que estás sola y yo solo..

He aquí que tú estás sola y que estoy solo.
Haces tus cosas diariamente y piensas
y yo pienso y recuerdo y estoy solo.
A la misma hora nos recordamos algo
y nos sufrimos. Como una droga mía y tuya
somos, y una locura celular nos recorre
y una sangre rebelde y sin cansancio.
Se me va a hacer llagas este cuerpo solo,
se me caerá la carne trozo a trozo.
Esto es lejía y muerte.
El corrosivo estar, el malestar
muriendo es nuestra muerte. 

Ya no sé dónde estás. Yo ya he olvidado 
quién eres, dónde estás, cómo te llamas. 
Yo soy sólo una parte, sólo un brazo, 
una mitad apenas, sólo un brazo. 

Te recuerdo en mi boca y en mis manos. 
Con mi lengua y mis ojos y mis manos 
te sé, sabes a amor, a dulce amor, a carne, 
a siembra , a flor, hueles a amor, a ti, 
hueles a sal, sabes a sal, amor y a mí. 

En mis labios te sé, te reconozco, 
y giras y eres y miras incansable 
y toda tú me suenas 
dentro del corazón como mi sangre. 
Te digo que estoy solo y que me faltas. 
Nos faltamos, amor, y nos morimos 
y nada haremos ya sino morirnos. 
Esto lo sé, amor, esto sabemos. 

Hoy y mañana, así, y cuando estemos
en nuestros brazos simples y cansados,
me faltarás, amor, nos faltaremos.
(Jaime Sabinés)

... es lo que le falta a todo lo demás ..

martes, 20 de septiembre de 2016

tus ojos ...




Ojos de luz, de pasión, de alegría, de paz, de calidez,de felicidad, de esperanza, de ilusión, de confianza, de amor.

Ojos que te hablan, que te llevan, que te elevan, que te llenan, que te completan .

Ojos de mar, de aire, de lluvia de primavera, de colores de otoño, de noches de luna llena, de susurros de agua, de olor a bosque, de tormenta también.

.

Ojos de cuentos al calor de la chimenea, ojos de canción de sabina o de aute o de silvio, ojos de rayuela.

Ojos confidentes, amigos, amantes, cómplices  .....enamorados


Ojos, esos ojos ..... tus ojos ... 


" ...esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra
a la orilla de la chimenea .."

lunes, 19 de septiembre de 2016

envídiame, yo puedo amarte aún

Cuando ya no es posible cuando ya
y ya no y es que todo es demasiado
yo puedo amarte aún.

Cuando tú y cuando entonces y después
y me dijiste y puede que si hubiéramos
yo puedo amarte aún.

Cuando ella y cuando él y las llamadas
y las veces que no te respondía,
cuando acaso y en éste mismo instante;
no después sino ahora y no hace falta
decírtelo de nuevo pero sí:
yo te amo por encima de nosotros.


(Envídiame, yo puedo amarte aún. Ben Clark)










... es lo que le falta a todo lo demás ..

domingo, 18 de septiembre de 2016

Acaso murmuro su nombre

Desnudar las palabras y quebrarse en el fruto maduro del silencio.
Derrocar las almenas de su altura de cielo,
desarmar las mareas que lejanas tienen sabor de linde
y este dolor metálico que trae a ratos el viento.


Se queda conmigo su sabor a manzana,
su calor tibio de tardes de otoño,
la lluvia y su misterio
cuando cae sobre el jardín
y pronuncia mi nombre
como un pájaro trae su melodía del bosque...





Nunca fue la distancia más amplia.
Nunca la mirada más triste.
Acaso murmuro su nombre
aunque escuche solo la lluvia
cayendo pausada entre las piedras
como un salmo de los que siempre me trae el otoño.

(Fernando Sarria)




... es lo que le falta a todo lo demás ..

sábado, 17 de septiembre de 2016

nombre de mujer ...

Yo también tengo
una mujer atravesada en los párpados, 
atravesada en la garganta, en mi cerebro 
pero también
atravesada en mi corazón como lanza de fuego.
Mi insomnio tiene nombre de mujer,
tiene sus formas, sus curvas, su figura,
también tiene su voz, el sonido de su risa,
el eco de sus gemidos, de su orgasmo a gritos,
el olor de su ropa interior, de su sexo mojado,
la kilométrica distancia entre sus pechos
y la punta de sus pies,
su piel de terciopelo, su pelo en llamas,
su alma gitana y sus labios como dulce
perdición de carne abrasadora.

Yo también tengo una mujer atravesada en los párpados, 
bailando mis horas de desvelo,
danzando en círculos en el techo de mi cuarto,
buscándome las cosquillas y las dudas,
como dijo Galeano,
desnudándome y desdudándome,
huyendo de mí hacia otros brazos,
dejándome más solo
pero más lleno de regresos,
dando la vuelta al mundo
para acabar abrazándose a mi espalda.


Mi insomnio tiene su nombre,
mujer planetario que dibuja constelaciones
con los lunares de sus clavículas,
mujer tierra prometida y casa,
calor de verano y brisa de mar en calma,
mujer de versos, habitante de mis amaneceres,
hechicera de la luna llena,
mujer que se ha construido a sí misma,
que venció al desamor
y que pintó, con sus labios rojos,
corazones que se desangran como el mío.
Yo también tengo
una mujer atravesada en los párpados
pero no quiero que se vaya,
quiero que permanezca cerca
por si me invade la utopía del futuro a medias,
por si consigo adquirir, con ella, mi derecho
al delirio de sus noches de guerra,
a la paz de su abrazo dormido.
para darle mis venas abiertas que son suyas,
para quedarme a vivir en sus fronteras y ser
exiliado voluntario
en el placer infinito que provoca su presencia.
 
(Nombre de mujer. César Ulla)

... es lo que le falta a todo lo demás ...

viernes, 16 de septiembre de 2016

la caducidad del paraiso


Llega la noche.
descuelgo la desgana de mi vida
y marco en el teléfono la matrícula de tu coche.
aceptas 2 segundos antes de mi propuesta.
Preparo la casa y tacho de golpe
esos renglones que dicen que te perdí.
Abro la puerta como si fuera 6 de enero
y tus ojos al primer disparo pasan a limpio mi biografía,
ese lugar del que no debiste haber salido.

No quiero que acabe este abrazo,
No deberíamos aceptar la caducidad del paraíso.

Me cuentas que has vivido entre paréntesis
y que la soledad es algo parecido a la vida en diferido.
Yo te cuento que estoy hecho a tu medida
como otros están ya hechos a una enfermedad incurable
y te cuento que conocí a otras
pero que querer acostarse con una mujer
no es lo mismo que querer despertarse con ella
porque hay chicas que te alegran la piel
pero no el corazón.

Nos callamos, tú miras el vaso entre tus manos.
La ropa cae y arrastra consigo
una tonelada de tristeza.

Luego duermes y yo pienso
que tal vez sólo sea posible el amor
cuando no lo retienes como a un preso
porque siempre querrá escapar.
Quizá deberíamos aceptar la posibilidad
de la caducidad del paraíso,
tolerar la intermitencia de la felicidad,
no meternos más en la boca la palabra porvenir
y agradecer que estés aquí
ahora.

(La caducidad del paraíso. Marwan)






... es lo que le falta a todo lo demás ...
.